Comienzo de una historia de amor

Camino a Miramar, montada en un taxi Chevrolet de los años 50, tuve un singular encuentro con la vida. En el asiento delantero, al lado del chofer, generalmente suelen sentarse dos personas. Cuando el taxi llega a mí ya venía montada delante una graciosa jovencita, veinteañera, con cola de caballo y gafas solares. Me siento a su lado. Sus ojos se ocultaban pero sus manos hablaban por sí solas. Traía un pequeño papel blanco que mantenía delante de sí, como quien lleva un banderín y necesita mostrárselo todo el tiempo. Y como el espacio es pequeño y es difícil no interactuar en un punto tan reducido, pude leer, como quien mira una valla, unas letras que decían Útero Grávido. Me sorprendí. Muchas mujeres, en ese momento pudieron haber tenido un papel semejante en sus manos, pero lo asombroso radica precisamente en las reacciones particulares.

Me repuse de la sorpresa, valoré el nivel de tolerancia que aquella muchacha podría tener y me arriesgué a decirle Felicidades, combinada con una sonrisa de:
“discúlpame pero leí tu papel/ mi lengua se soltó/ y no puedo dejar de felicitarte porque tal vez todavía nadie te las ha dado/ y puedes percatarte que por mi edad ya he pasado por esto”.

La muchacha me dio las gracias con el grado de comprensión esperado, entre nerviosa y contenta de que su banderín fuera compartido.

Realmente, el camino que continuó a partir de ahí lo hicimos juntas, sin hablar, pero de alguna manera comprometidas. Yo me bajaba en 24, pagué, di las gracias al chofer, y sin atreverme a decir mucho más, pero tampoco a bajarme y dar la espalda sin más, la miré de frente y la dejé con un Cuídate, al que ella respondió asintiendo tímidamente.

Puede parecer una tontería -tal vez lo sea en realidad- o tal vez deba aceptar que la vida misma te invita a reflexionar el por qué eventos tan pequeños con personas desconocidas te dejan sentimiento perdurable, en este caso de alegría y tristeza a la vez. Alegría porque un útero grávido es definitivamente el primer encuentro de un gran amor. Tristeza, porque tras aquellos lentes semi oscuros pude ver confusión, alegría, miedo, atracción, un mundo de sentimientos mezclados que no sabían qué camino tomar. Y no dije nada. No dije nada más. Todo lo que pude articular por miedo a la intromisión fue un Felicidades y Cuídate. Y pienso que tal vez, en voz baja, podía haber hablado a aquella muchacha de la maravilla que le había sido concedida por Dios, cuando tantas mujeres batallan por un milagro semejante. Tenía que haberle hablado de que viviría la historia de amor más linda de su vida, sin lugar a dudas, aunque en ese momento dudas fuera lo que más estuviera sintiendo.

Ya de noche, mirando la carita de mi hijo dormido en mis brazos, pensé en las tantas veces que le he tenido así, a mi gran amor, y que ciertamente no puede existir momento más plácido en la tierra. Oliendo y mirando a mi hijo me acordé de la jovencita de útero grávido y desee de todo corazón que esa historia de amor tuviera un final feliz, un útero no legrado.

Cosas como estas se cruzan en nuestra vida azarosamente, y hasta he llegado a pensar que en esta ocasión no fue tan azarosamente, tal vez yo debía aportar, yo era parte del plan milagroso que había trazado Dios. Tal vez mis dos palabras fueron suficientes, o quizá hubiese sido mejor liberar mi corazón y encerrar a la Sra. Prudencia, que siempre nos acompaña y limita. Como la duda me acompaña, me prometí no sólo reservar bondad dentro de mí. Hacerla llegar a quien la necesita, más allá de riesgos, es lo que marca la diferencia y nos proporciona el plácido sueño que en este momento huye lejos… con el comienzo de esta historia de amor.

Anuncios

2 pensamientos en “Comienzo de una historia de amor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s