Carta a la Virgen María

María, es para ti mi primera carta pública desde mi partida, ahora desde el otro lado del mar. Nadie lo merece más que tú, y en correspondencia tu hijo Jesús, a quien tanta ayuda has pedido para los míos.

Quiero darte las gracias María y disculpa si no te nombro como te llaman casi todos los cubanos. Para mi eres la Virgen María, en su estampa original, con tu hijo cargado en brazos y tu corazón misericordioso.

Quiero que sepas que siempre te sentí a mi lado en los momentos más duros. Que supe de todas las personas amables que sé, me enviaste ,y que me dieron sonrisa, techo y comida, aquellos que me dieron ánimo desde el inicio. Desde ya los pongo bajo tu cuidado. Protégelos contra todo mal.

Gracias mi virgen por las buenas nuevas que me traes a diario, aún en medio de la adversidad. Gracias por el optimismo que cruza por mi lado, gracias también incluso, por las heridas profundas recibidas, por recordarme que debo perdonar a quienes me ofenden y por darme claridad para entender que más que nada, necesitan de ti y de tu hijo. Ellos no te conocen.

Gracias por tu rosario porque ha sido sobre él donde he llorado y el que me ha devuelto esperanza y fe. Sin él… se hubiera roto mi corazón.

Infinitas gracias por ser mi madre, por haberme elegido. Ya procuraré, desde este nuevo país, que todos los que clamen por ti encuentren el camino. Esa será mi mejor muestra de gratitud.

Espero nunca te olvides de esta tu hija, que agradecida te escribe,

Joselin

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s