Correo internacional

Piden que les escriba…¨es alimento del que me nutro… ¨-me dicen-y cuando los mensajes no aparecen me reclaman enfadados, pidiendo su ración de noticias, de mis desvariadas apreciaciones y los recuentos de mi vida diaria. Por eso , aunque cansada, escribo, pensando en aquellos que esperan mi correspondencia, que no es llevada por corceles, ni trenes ni aviones, sino que viaja entre códigos computarizados, unos y ceros que recorren enormes distancias cargados de imágenes y sentimientos.

En el inmenso valor de la palabra trasmito todo: la esperanza que recorté con esmero para mi madre, el aliento y energía que reservo para mi tía, la mano que extiendo para saludar a mis lejanos vecinos, el beso cálido que pongo en la gastada piel de mi abuela, los ojos que desde lejos recorren todo…cada pedacito de lo que físicamente dejé pero que está siempre como una película fina, cubriendo mi retina.

Escribo también para contar otra realidad, esta nueva que vivo…, el asombro de lo nuevo , la banderita que ondulo de un nuevo reto logrado, los sueños que voy sembrando como semillas y que protejo contra todo viento que pretenda estropearlos. Les cuento lo que mi mente ordenada y conciente me permite. A mi corazón le tengo prohibido… a ese no…ese no sabe, no sabe cómo ni qué debe decir…es demasiado sincero e inocente.

Como tanto escribo para otros, a veces también escribo para mí, como en este post. Me regodeo en el delicioso saber de que hay quien espera mis letras, con el mismo agradecimiento de quien las escribe.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s